Grandes Viajes Manbos
ARGELIA pág. 3/6  
TAMANRASSET
LA CAPITAL DE LOS SEÑORES DEL DESIERTO

por Ana Vara Vargas, fotos de David Santiago

...
El barrio saharaui está separado del centro de la ciudad por el cauce seco del río Serouf. En el lugar donde en otra época corría el agua, hoy se celebran las apasionantes carreras de camellos. Los corredores profesionales, ataviados con sus mejores túnicas y turbantes, llegan de asentamientos cercanos. Se saludan en la lengua de la cultura targui: el tamahaq. Sus esbeltas fieras también van vestidas de gala con monturas de cuero decorado con bordados, símbolos y motivos llenos de color. Comienza la carrera; el ulular de las mujeres –sonido que realizan con la lengua y la garganta, al que llaman ‘you you’-, y los tambores, animan a sus campeones. Después de tres vueltas, un premio para el vencedor. Pero el negocio no está en el trofeo, sino en lo que los más adinerados pagan por el camello ganador, cifra que puede superar los 4.000 euros en una sociedad cuya economía es de subsistencia.

Dejamos las animadas calles de Tamanrasset para adentrarnos de nuevo en la inmensidad del Ahaggar. Nuestro destino es el Assekrem, la montaña más emblemática del macizo del Hoggar, situado en la parte reg o pedregosa del desierto. El recorrido puede hacerse en caravana de camellos, como hacían antiguamente los comerciales caravaneros –recordemos que por toda esta zona discurre la ruta transahariana, uno de los escenarios atravesados desde siempre por las caravanas de tuareg-, en motos de campo o en 4 x 4. Optamos por el todoterreno. Los 82 kilómetros que nos separan del Assekrem permiten contemplar las asombrosas formaciones que se van erigiendo en la infinita extensión del desierto. En nuestro camino se cruza varias veces un pequeño pajarillo de color negro y blanco – el moula moula-, que según creencia de la cultura targui, vaticina buena suerte, pero ojo, su nombre no debe pronunciarse. Tras casi tres horas de viaje llegamos al refugio que hay sobre una de las montañas, aproximadamente a 2600 metros de altura. En el punto más alto del macizo, a unos 2780 metros, se encuentra la ermita del Padre Foucauld, construida en el 1910 y que aún sigue activa gracias a los monjes de la orden religiosa Padre Foucauld.

Desde el refugio podemos hacer alguna ruta al atardecer por este paisaje lunar lleno de volcanes, picos de rocas, cráteres y agujas basálticas. Regresamos al campamento base hipnotizados por las luces anaranjadas que cubren el horizonte. Alrededor del refugio los tuareg, que han instalado de manera provisional grandes tiendas de campaña, realizan distintas actividades: unos se arrodillan de cara al este, hacia la Meca, para elevar la cuarta de sus cinco oraciones diarias a Alá, otros preparan té – de un sabor fuerte y dulce- en una fogata que aprovechan para mitigar el frío del desierto a estas alturas, mujeres preparan el cuscús –plato típico argelino que cenaremos-, otros cantan y tocan en tambores improvisados, todo es movimiento y ritmo. Tras la cena, la música tradicional de un grupo de tuareg ameniza la fría noche.

...
  Tuareg de Tamanrassett
Tuareg de Tamanrasset
Argelia
Página anterior   Página siguiente
pág. 3/6 

 

 






www.manbos.com
Todas las fotografías expuestas en las galerías son Copyright de su autor. Está prohibido utilizar cualquier fotografía para su exhibición o impresión en temas comerciales o privados sin permiso expreso de su autor.

Copyright 2001-2019 MANBOS