Grandes Viajes Manbos
MARRUECOS pág. 2/4  
EL GRAN SUR, MARRUECOS
por Ana Vara Vargas, fotos de David Santiago

...
Los domingos amanecen con la alegría de su zoco, que es lugar de encuentro de culturas y artesanía. En él encontramos alfarería bereber, objetos de piedra tallada, mantas y las famosas alfombras de Ouzaguita, que dan color a la mañana con sus dibujos geométricos de azul intenso y amarillo oro.

Ouarzazate es el punto de partida de la ruta de los oasis, desde aquí podemos realizar multitud de excursiones por cualquiera de los valles, pero nosotros ponemos rumbo al Atlántico, a la ciudad de Agadir, para descubrir localidades fortificadas de color arena, tan bellas como Ait Benhaddou, Tazanakht, Taliouine o Taroudannt,

A treinta kilómetros al noroeste se encuentra el pueblo de Ait Benhaddou, que cuenta con uno de los más bellos ksar de Marruecos. La localidad nueva descansa en la orilla izquerda del Ouadi Mellah, el cual tendremos que cruzar para llegar al ksar. Los niños del pueblo nos ayudan a atravesar el curso de agua por improvisados puentes a cambio de una propina. Bastará con ir sujeto por un niño en cada mano, pero si el miedo a caer nos puede, un burrito se encargará de pasarnos a la otra orilla. El grupo de kasbas de color ocre es tan asombroso, que ha sido declarado patrimonio de la humanidad. Sus torres almenadas están decoradas con arcos ciegos y diseños geométricos en falso relieve, que crean un juego de luces y sombras fascinante. Tras las kasbas se elevan sencillas casas de tierra -el ksar-, que está habitado por menos de diez familias. Durante el sofocante ascenso, tan solo nos encontramos, como si de un oasis se tratase, un pequeño establecimiento de bebidas, una tienda de láminas de pinturas y lo que más nos sorprende, la labor de una mujer cardando algodón.

Desde lo más alto del ksar las vistas son espectaculares, las kasbas de Ait Benhaddou, aparecen como un magnífico castillo de arena, posado como por arte de magia sobre el vergel de las tierras cultivables. Los juegos de luz son tan magníficos, que no es de extrañar que fuera elegida como escenario para numerosas películas, entre ellas ‘Lawrence de Arabia’, ‘Té en el Sahara’, o parte de ‘Gladiator’.

Nuestro siguiente destino es Tazanakht, una pequeña ciudad con casas de barro, donde las alfombras rompen con sus colores el dorado del desierto. Hay alfombras por todas partes: amontonadas, expuestas en las paredes, al pie de las casas...La tribu ouaouzguite teje estas prendas de color naranja de una manera artesanal.

...
  Marruecos
Página anterior   Página siguiente
pág. 2/4 

 

 






www.manbos.com
Todas las fotografías expuestas en las galerías son Copyright de su autor. Está prohibido utilizar cualquier fotografía para su exhibición o impresión en temas comerciales o privados sin permiso expreso de su autor.

Copyright 2001-2019 MANBOS